Impacto ambiental del aumento de las temperaturas

Categories:

El impacto ambiental del aumento de las temperaturas por el avance del cambio climático es, sin duda, uno de los grandes misterios que la ciencia está intentando dilucidar. Si bien se saben cuáles serán las consecuencias generales, el desafío se encuentra en conocer cuándo se producirá y de qué modo concreto afectará a unas u otras regiones.

Igualmente, la meta está en poder pronosticar de qué modo el caos provocado por el cambio climático provocará reacciones a distintos niveles, muchas de ellas en cadena, asociadas de forma directa o indirecta. Son muchos los interrogantes, en suma, que todavía necesitan respuesta, pero también es posible determinar, grosso modo, cuál será el impacto ambiental que se espera. Será en estas conclusiones generales en las que nos centraremos.

Un aumento de 4 grados para 2100
Si las emisiones de gases de efecto invernadero siguen al ritmo actual, el escenario es muy pesimista. Sin embargo, también es cierto que los científicos trabajan con modelos determinados, en función de los cuales obtienen unas conclusiones determinadas. Por lo tanto, no puede afirmarse que a finales de siglo se alcanzarán unas determinadas temperaturas como pronóstico inamovible.

La razón es sencilla: en caso de que las condiciones contempladas en el modelo o patrón empleados para realizar la investigación variasen de forma significativa por cualquier motivo (como una menor emisión de gases de efecto invernadero por un cambio de modelo energético o, por ejemplo, por el descubrimiento de nuevas tecnologías, etc.) su confiabilidad sería menor, lógicamente.

Aclarado esto, veamos qué impacto ambiental se espera cuando aumenten las temperaturas, según la ciencia. Para ello, citemos el pronóstico del IPCC, el grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático o Intergovernmental Panel on Climate Change, de ahí sus siglas.

El IPCC estima que la temperatura de la Tierra podría aumentar 4 grados centígrados de promedio hacia 2100. En el mejor de los casos, lo hará en torno a los 2 grados, con respecto a la temperatura que había en la era pre-industrial.

Otros estudios igualmente rigurosos esperan temperaturas superiores en determinadas regiones del planeta, pudiendo subir 6 grados centígrados o incluso sumar 8 grados más al mercurio. Así lo ha concluido recientemente, por ejemplo, el nuevo estudio presentado por el Banco Asiático de Desarrollo (BAD), en el que analizaba las consecuencias del cambio climático en Asia y el Pacífico.

¿Qué sucedería si aumentara 2 grados la temperatura?
Sin embargo, no es necesario pintar un escenario tan dramático para que el planeta (incluidos ecosistemas naturales y humanos) sufra grandes impactos. Si aumentara 2 grados la temperatura media del planeta, algo que se intenta evitar coordinando esfuerzos globales, las consecuencias serían irreversibles.

Sin embargo, de seguir al ritmo actual de emisiones, sobrepasaremos este límite para 2050, según el IPCC. Es decir, estamos bordeando esa línea roja, y ese punto de no retorno significará un incremento de problemas ambientales que ya se están sufriendo, aumentando su intensidad y frecuencia (eventos extremos), así como la aparición de otros nuevos.

Algunos, previsibles, pero no todos, con lo que su aparición en tal o cual región de forma permanente o temporal hará acto de presencia de forma azarosa o, si se quiere, siguiendo una lógica que escapa a la ciencia. El símil de la ruleta rusa, en este caso, podría servir para entender de qué se trata.

Eventos extremos y otras consecuencias del cambio climático
Las consecuencias de este fenómeno ambiental causado por el calentamiento global abarcan un amplio abanico de cuestiones. Entre otras: reducción de recursos básicos, propiciando crisis hídricas, alimentarias u otras, así como sequías, olas de calor, más incendios, mayores inundaciones, subida del nivel del mar, alteraciones en los ecosistemas y reducción del potencial que tienen distintos sumideros de carbono naturales, como la vegetación o los océanos.

El alcance del su impacto variará en las distintas regiones del planeta, puesto que el cambio climático se caracteriza por tendencias generales que varían a nivel local de un modo mucho más imprevisible cuando queremos realizar pronósticos dentro de una determinada fecha.

A largo plazo, sin embargo, la ciencia ha pronosticado la desaparición de numerosas islas y ciudades costeras, bien por quedar bajo las aguas o por sufrir eventos extremos que las hacen inhabitables, por ejemplo, la falta de agua o una climatología extrema.

Ambientalmente estos cambios supondrán grandes transformaciones a nivel geográfico en cuanto a fauna y flora (Un Ártico verde y una Europa cada vez más cálida, afectada por el fenómeno de la desertificación, por ejemplo), tanto por migraciones como provocando extinciones y también beneficios para algunas especies. Actualmente, el aumento de las temperaturas está ya reduciendo el tamaño de distintos animales.

El ser humano también sufrirá más muertes por carestías de alimentos y agua producidas por eventos extremos, así como migraciones climáticas. Se espera un aumento masivo de refugiados climáticos en México y Centro de América, África Oriental y el este de Asia, si bien será un fenómeno generalizado que no puede circunscribirse a estas áreas. Movimientos humanos que, a su vez, también supondrán impactos ambientales.

A ello hay que unir otros factores que también influyen en esas consecuencias, como es el aumento de la contaminación o el avance de la sexta gran extinción masiva, cuyo impacto ambiental está siendo tremendo. Es decir, será para absorber el CO2 de la atmósfera.

La solución, como suele ocurrir en otras áreas de la ecología, requiere de una reacción decidida que bien podríamos definir como revolucionaria. No valen soluciones a medias. Solo una reacción única, que tuviera como pilares el cambio de modelo energético y de consumo, podría hacer una diferencia.

Tal es el propósito del Pacto climático alcanzado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, si bien todavía tiene muchas debilidades. Entre otras, el anuncio de abandonarlo de los Estados Unidos, así como no tener un carácter vinculante o la fijación de objetivos más concretos y, por otro lado, de cumplimiento obligatorio.

Su objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados, por lo tanto, no es casual. Idealmente, se busca que el aumento no supere los 1,5 grados centígrados. Porque, en definitiva, evitar el impacto ambiental del aumento de las temperaturas significa preservar el equilibrio del planeta y, por lo tanto, el mundo tal y como lo conocemos.


Fuente: www.ecologiaverde.com

5 datos curiosos y preocupantes sobre la escasez de agua

Categories:

Superar la escasez de agua dulce es uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo para el logro de un desarrollo sostenible. No solo porque de ella depende la seguridad alimentaria, sino también por tratarse de un elemento esencial de los ecosistemas.

Básicamente, de ella depende el equilibrio del planeta tal y como lo conocemos, así como nuestra supervivencia y calidad de vida. Sin embargo, se trata de un recurso que está disminuyendo a un ritmo alarmante. No se trata de un periodo de sequía, sino de la falta permanente de recursos hídricos a consecuencia de distintos factores.

En efecto, las causas su creciente escasez son muchas, entre ellas el avance del cambio climático, los cambios producidos por el hombre en el ciclo del agua, la agricultura intensiva o, por ejemplo, el problema que representa en este sentido la superpoblación mundial.

En este post vamos a ver algunos datos tan curiosos como preocupantes relacionados de forma directa o indirecta con el uso y despilfarro del agua, un recurso precioso de cuya buena administración depende nuestro futuro y el de generaciones venideras.

Y es que aun siendo nuestro hogar un planeta azul, no toda ella es aprovechable. En cifras, el mundo contiene unos 1.400 millones de kilómetros cúbicos de agua, de la que únicamente el 0,003 por ciento, unos 45.000 kilómetros cúbicos, se pueden considerar “recursos de agua dulce”.

1. Comemos mucha más agua de la que bebemos
Cada día comemos, lo cual significa que además del agua que ingerimos en forma de líquido también la “comemos” diariamente a través de los alimentos. Además, ésta implica un mayor gasto de agua que la que bebemos.

En función de nuestra dieta, el agua utilizada para producir los alimentos que consumimos varía entre los 2.000 y los 5.000 litros diarios por persona. Unas cifras tremendas se convierten en absolutamente insostenibles si tenemos en cuenta que la población mundial alcanzará los diez mil millones de personas a mitad de siglo.

2. Dos tercios de la población vivirá en países con escasez de agua
La mayor parte de la población mundial vivirá en países que sufrirán la falta de este valioso recurso en los próximos años. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), de continuar las cosas como hasta ahora (modos de producción, patrones de consumo, etc.), el aumento de la demanda de alimentos llevará a que dos tercios de la población mundial viva en países con crisis hídrica para 2025.

Alrededor de mil millones de personas que viven en regiones secas, pasando hambre y, en fin, soportando una dura situación de marginalidad, deberán afrontar próximamente una creciente escasez de agua a consecuencia del cambio climático, advirtió José Graziano da Silva, director general de la FAO, en el Foro Mundial para la Alimentación y la Agricultura celebrado este año en Berlín.

3. Un problema planetario que se agrava
No es necesario esperar para sufrir los efectos de la escasez de agua. La escasez de agua, siempre de acuerdo con la FAO, afecta ya a todos los continentes. Casi una quinta parte de la población mundial, unos 1.200 millones de personas, habitan zonas con escasez física de agua, un término que alude a un tipo de limitación en el acceso para el consumo humano.

Por otra parte, 500 millones no tardarán en hacerlo si la acción del ser humano sigue el mismo camino que hasta ahora. Igualmente, la escasez económica del agua (carencia de infraestructuras para su transporte al punto de destino), afecta a 1.600 millones de personas, lo cual supone alrededor de un cuarto de los habitantes del planeta.

4. Agua, un recurso limitado e insuficiente
A lo largo del pasado siglo, el consumo de agua se disparó, hasta crecer a un ritmo dos veces superior al de la tasa de crecimiento de la población. Aunque a día de hoy no se puede hablar de una crisis hídrica global, sí se observa una tendencia a que el problema se convierta en crónico en un número creciente de regiones.

La escasez de agua, por otro lado, no es solo un fenómeno antropogénico, puesto que también se puede deber a causas naturales. Sin embargo, la situación actual y futura se ha agravado hasta unos límites insostenibles por la acción del ser humano.

En cifras, hay suficiente agua potable en el planeta para abastecer a los 7.000 millones de personas que lo habitamos, pero ésta está distribuida de forma irregular, se desperdicia, está contaminada y se gestiona de forma insostenible.

5. La agricultura, causa y víctima
Si bien la agricultura es la principal causa de la escasez de agua y factor de contaminación importante, también en ella encontramos posibles soluciones para reducir la huella hídrica que, de no adoptarse, acabarán por convertir el modelo de producción agrícola actual en inviable.

Entre otras posibilidades, los expertos señalan la importancia de reducir los residuos alimentarios, ya que un tercio de ellos se pierde o desperdicia. También se destaca la necesidad de primar los cultivos que requieran menos agua, como las legumbres. Por poner un sencillo ejemplo, producir un kilo de lentejas precisa 1.250 litros de agua, frente a los 13.000 litros gastados para que podamos comprar 1 solo kilo de carne de granja.

Por último, apuntemos que el concepto de escasez de agua se establece a partir de la medición de la relación entre agua dulce y población. Es decir, existirá estrés hídrico en un área cuando el suministro anual esté por debajo de los 1.700 metros cúbicos por persona y escasez de agua cuando esté por debajo de los 1.000 por persona.


Fuente: www.ecologiaverde.com

España sigue sin cumplir sus obligaciones en la lucha contra el cambio climático

Categories:

Para Ecologistas en Acción, los datos de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de 2016 dejan patente la falta de esfuerzos del gobierno español para frenar el cambio climático. Así lo afirma la ONG tras revisar a fondo los datos de emisiones comunicados por el Ejecutivo de Rajoy a la Unión Europea el pasado 12 de julio.

Aunque es cierto que el balance global señala un descenso de las emisiones del 3,5 % durante el año 2016, el estudio pormenorizado de los datos realizado por Ecologistas en Acción muestra que este descenso es mayoritariamente atribuible al incremento en un 25,9% de la producción hidroeléctrica durante 2016, más que a un cambio en la estructura del modelo energético de nuestro país.

Un incremento, añade la ONG, «cuya consecuencia no sólo ha sido el descenso en el consumo de carbón sino que ha provocado una disminución sustancial en el volumen de agua embalsada lo que, unido a un otoño, invierno y primavera secos, han llevado a los embalses a niveles muy bajos para estas fechas, lo que puede poner en riesgo diferentes usos en el futuro».

Para Ecologistas en Acción, los datos de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de 2016 dejan patente la falta de esfuerzos del gobierno español para frenar el cambio climático. Así lo afirma la ONG tras revisar a fondo los datos de emisiones comunicados por el Ejecutivo de Rajoy a la Unión Europea el pasado 12 de julio.
España sigue sin cumplir sus obligaciones en la lucha contra el cambio climático
Aunque es cierto que el balance global señala un descenso de las emisiones del 3,5 % durante el año 2016, el estudio pormenorizado de los datos realizado por Ecologistas en Acción muestra que este descenso es mayoritariamente atribuible al incremento en un 25,9% de la producción hidroeléctrica durante 2016, más que a un cambio en la estructura del modelo energético de nuestro país.

Un incremento, añade la ONG, «cuya consecuencia no sólo ha sido el descenso en el consumo de carbón sino que ha provocado una disminución sustancial en el volumen de agua embalsada lo que, unido a un otoño, invierno y primavera secos, han llevado a los embalses a niveles muy bajos para estas fechas, lo que puede poner en riesgo diferentes usos en el futuro».

Respecto a las renovables, la organización afirma que «el tímido ascenso de la energía fotovoltaica muestra la falta de instalación de nuevas potencias renovables y marca el continuo incremento de fósiles como el gas o el fuel para la producción eléctrica».

Ecologistas en Acción señala que el camino a seguir en la transición energética es que año a año la aportación de los fósiles descienda notablemente en favor de un crecimiento de las renovables, así como el cierre escalonado de las centrales nucleares que suponen un verdadero freno para la extensión renovable, dada la nula capacidad de estas centrales para regular la potencia vertida a la red. En este camino, añade, es necesario «iniciar el cierre de las industrias fósiles, así como no seguir invirtiendo en infraestructuras gasísticas, que no hacen más que fortalecer un modelo caduco con importantes consecuencias climáticas».

Otros sectores

En el resto de sectores, Ecologistas en Acción indica que se obtienen peores resultados que el año anterior. De hecho, incrementan en un 2.2% sus emisiones de gases de efecto invernadero. «Así, por ejemplo, la situación de la industria sigue siendo similar a la de años anteriores, experimentando un pequeño ascenso, lo que parece mostrar la falta de medidas efectivas para la reducción de las emisiones en este sector, del mismo modo sucede en sectores como la agricultura».

En el sector del transporte, «parece imparable el continuo ascenso de las emisiones, un 3% en 2016. La falta de medidas reales que frenen el uso del vehículo particular y el transporte de mercancías por carretera está detrás de los malos resultados de este sector». Además, las emisiones en este sector «se agravan al incluir el transporte aéreo, que crece por encima del 5%, y que previsiblemente seguirá esta tendencia debido al ascenso del turismo en la península y en las islas».

Falta de ambición
Otro de los aspectos que quedan patentes con estos datos es, según la ONG, la falta de ambición del estado español. «Un claro ejemplo son los denominados sectores difusos, en los que se produjeron un total de 197.681 Gg CO2». Esta cifra está muy por debajo del objetivo marcado de 223.733 Gg CO2. Pero según Ecologistas en Acción «se debe a un truco contable muy beneficiosos para las industrias fósiles españolas, el cambio de referencia al año 2005 de los compromisos de los estados».

Por ello, Ecologistas en Acción demanda la revisión del objetivo de España a 2020 y a 2030 para que se produzcan año tras año reducciones de las emisiones respecto a los niveles actuales impidiendo seguir aumentando nuestra contribución al cambio climático, del mismo modo que ya ocurre en otros países del entorno.

La organización ecologista concluye señalando que una mayor ambición no solo responde a la necesidad de justicia climática a la que hay que dar respuesta, «sino que, además, tendrá beneficios en un territorio muy vulnerable al cambio climático como es el español».

Sus efectos «ya están mostrando el establecimiento año tras año de nuevos récords climáticos como los de altas de temperaturas o de episodios de lluvias torrenciales. La situación meteorológica de estos últimos meses podría ser un ejemplo de estos efectos que veremos agravados en las próximas décadas, por lo que es necesaria una acción urgente y de suficiente intensidad para frenar las peores consecuencias del calentamiento global».


Fuente: www.energias-renovables.com

Retos y oportunidades en la financiación internacional de proyectos de energías renovables

Categories:

Los requisitos en los que se basa la diligencia debida y las condiciones ambientales y sociales del préstamo se resumen en lo que se llaman Normas o Requisitos de Desempeño  (Performance Standards, PSs, o Performance Requirements, PRs) o Principios, en el caso de los Principios Ecuador de la Banca Comercial que les aplica. Los requisitos generales son muy similares, aunque estén organizados de manera diferente.

Retos y oportunidades en la financiación por entidades internacionales
Las oportunidades y ventajas de la financiación internacional de proyectos se pueden dividir en generales y específicas, sociales y ambientales. Las generales pueden ser desde parámetros crediticios clásicos (tasa de interés, plazos de amortización) más favorables, a otros como variedad de productos adaptados al cliente, provisión de capital escaso, etc. Estas últimas ventajas son de gran utilidad para clientes interesados en desarrollos en países de economías emergentes.
Por otro lado las ventajas ambientales y sociales también existen, aunque la primera vez que se solicita este tipo de financiación pueda ser considerado como un reto difícil de superar. Entre otros efectos beneficiosos está el facilitar la “licencia social de operación” o, dicho de otro modo, las relaciones con los grupos de interés, evitando retrasos por oposición pública, en los permisos, etc.
La ubicación apropiada de los proyectos, puede ser, de hecho, la diferencia entre la viabilidad o no de un proyecto. Como se ha apuntado, los proyectos de renovables, aunque son un sector prioritario para estas entidades, no están exentos de cumplir con todos los requisitos sociales y ambientales. Este cumplimiento supone a veces retos para las empresas, que suelen ser mayores cuanta menor experiencia y exposición previa a los mismos hayan tenido.

Gestión de retos y oportunidades desde la experiencia
Aunque cada proyecto tiene sus peculiaridades ambientales y sociales se pueden dar una serie de pautas generales de los retos más comunes a los que se enfrentan las empresas así como recomendaciones para su gestión.

• Tiempo necesario para el proceso
El tiempo necesario para generar la documentación suele ser más o menos largo, dependiendo de la documentación disponible (por ejemplo un sistema de gestión ambiental y social aplicable al proyecto). Además, está la tramitación dentro de la estructura de la propia IFI, que suele ser mayor que en la mayoría de los bancos comerciales. Por otro lado la generación de esta documentación a veces requiere cierto nivel de inversión previa. Este es un dilema frecuente y aunque no tiene una solución única, es posible de manejar si se conoce de antemano, haciendo una planificación adecuada, minimizando riesgos desde la selección de los emplazamientos (ver artículo publicado en el número 154 de Energías Renovables, de septiembre de 2016) y aprovechando sinergias de los diferentes estudios a realizar.

• Diversidad de criterios de interpretación de las normas
No existen criterios absolutamente homogéneos entre entidades, incluso empleando la misma norma. Y existe cierto riesgo de interpretaciones diferentes para casos similares, incluso dentro de la misma entidad. Un asesoramiento por expertos puede ser de gran utilidad para manejar esta variable y para apoyar al promotor en las conversaciones con la entidad financiera.

• Necesidad  de cumplir con los requisitos de la IFI más allá del cumplimiento legal
El cumplimiento legal es necesario siempre, pero a veces no es suficiente. E incide en aspectos como alcance, contenido y exposición pública de los Estudios de Impacto Ambiental, Social, y sobre la Salud, relaciones laborales, compensación por adquisición o alquiler de terrenos, niveles concretos de prevención de contaminación y gestión de residuos, etc.

• Necesidad de participación comunitaria efectiva, basada en la divulgación de la información del proyecto y consulta
Debe ser apropiada a cada proyecto y su aplicación práctica depende de los entornos culturales, socio-políticos  y geográficos concretos. Es importante conocer estas circunstancias lo antes posible.

• Importancia de aspectos sociales a menudo fuera del control absoluto del promotor
Las IFIs dan gran importancia a los aspectos sociales que, a veces, son complejos de manejar, al estar en ocasiones relacionados con gobiernos y autoridades: participación comunitaria, derechos humanos, seguridad exterior de las instalaciones, adquisición de tierras y reasentamiento involuntario, relación con pueblos indígenas, etc. Si bien no se exige que las empresas sean responsables de decisiones gubernamentales, sí se les pueden considerar corresponsables de algunas situaciones y decisiones necesarias o favorecedoras del proyecto en concreto.

• La gestión por parte del cliente durante todo el transcurso del proyecto
La mayoría de las normas piden que esta gestión se haga por medio de un Sistema de Gestión Ambiental y Social (SGAS). El sistema a nivel del proyecto específico, puede ser generado solamente para el proyecto, o estar integrado en un sistema de mayor jerarquía (corporativo por ejemplo) o incluir también aspectos de calidad. En todo caso no es necesario que esté certificado según ninguna norma en concreto (por ejemplo ISO14001 u otras). Éste es un aspecto frecuentemente inesperado y considerado oneroso para empresas de tamaño medio o pequeño, no obstante los organismos prestatarios entienden que ha de ser un sistema para ayudar a manejar  aspectos ambientales y sociales de manera práctica, no a cumplir formalmente una norma escrita.

• Interfase con contratistas
Es relativamente corriente que el promotor sea quien financie o gestione el proyecto de manera general, y que la ejecución se lleve a cabo, llave en mano, por una empresa contratista, conocida como EPC (Ingeniería, Compras y Construcción). Muchos de los aspectos cruciales para las IFIs son de responsabilidad principal del promotor, pero otros son de implementación conjunta. La experiencia del contratista con financiación internacional, o al menos que disponga de un SGAS, pueden facilitar la gestión de estos aspectos.

Los otros aspectos más clásicos, como la gestión de residuos, contaminación, biodiversidad, patrimonio cultural, si bien pueden ser muy relevantes en circunstancias concretas –por ejemplo biodiversidad y parques eólicos en zonas sensibles para aves y murciélagos–, están en general ya incorporados a la legislación local o a la gestión ambiental de los promotores, de modo que no suelen suponer retos mayores en circunstancias de financiación internacional. En general, los retos en proyectos de renovables, con la gestión adecuada, se transforman en oportunidades, favoreciendo su viabilidad y sostenibilidad, no solo desde el punto de vista ambiental y social sino también económico.


Fuente: energias-renovables.com

El mundo agotará su «presupuesto ecológico» el 2 de agosto

Categories:

La Humanidad agotará su «presupuesto ecológico» el 2 de agosto

El Día de la Sobrecapacidad de la Tierra, que se calcula desde 1986, llega más temprano cada año. «Si redujéramos las emisiones de carbono a la mitad, la fecha retrocedería 89 días», insisten desde WWF

La humanidad gastará el próximo miércoles el «presupuesto ecológico» anual de la Tierra, es decir, la provisión de recursos naturales que el planeta puede reponer durante un año en agua, suelo y aire limpio.

Ese «Día de la Sobrepapacidad de la Tierra» llegará un día antes que en 2016, lo que significa que la humanidad estará viviendo «a crédito» desde el 2 de agosto hasta lo que queda de año, según señala Global Footprint Network, una organización mundial socia de WWF que analiza la evolución de la huella ecológica del planeta.

«Para el 2 de agosto de 2017 habremos usado más de la naturaleza de lo que nuestro planeta puede renovar en todo el año. Esto significa que en siete meses emitimos más carbono del que los océanos y los bosques pueden absorber en un año, cogimos más peces, talamos más árboles, cosechamos más y consumimos más agua de lo que la Tierra pudo producir en ese mismo periodo», indica Global Footprint Network.

Las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por la quema de carbón, petróleo y gas constituyen el 60% de la huella ecológica de la humanidad en la Tierra.

Tanto Global Footprint como WWF destacaron que se necesita el equivalente a 1,7 planetas para producir lo suficiente con el fin de satisfacer las necesidades humanas conforme a las actuales tasas de consumo. Esta tasa varía según los países, puesto que España consume 2,4 planetas, una cifra superada por países como Australia (5,2), Estados Unidos (5,0), Corea del Sur y Rusia (3,4), Alemania (3,2), Suiza (3,1), Francia y Reino Unido (3,0), Japón (2,9) e Italia (2,6).

En 2050 necesitaríamos tres Tierras
El Día de la Sobrecapacidad de la Tierra, que se calcula desde 1986, llega más temprano cada año. En 1993 ocurrió el 21 de octubre, en 2003 el 22 de septiembre y en 2015 el 13 de agosto. No obstante, Global Footprint Network recalca que, como aspecto positivo, el avance del Día de Soprecapacidad de la Tierra se ha ralentizado.

«Si redujéramos las emisiones de carbono a la mitad, la fecha del Día de la Sobrecapacidad de la Tierra retrocedería 89 días o aproximadamente tres meses. Esto es posible y reduciría la demanda de la humanidad sobre los recursos ecológicos de 1,2 Tierras en vez de 1,7, como ahora», apunta la organización.

Además, WWF subrayó que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía no aumentaron en 2016 por tercer año consecutivo, pese al crecimiento de la economía mundial, lo que puede explicarse en parte por el importante desarrollo de las energías renovables en la electricidad.

Global Footprint Network considera que las personas pueden contribuir a detener, y eventualmente a revertir, esta tendencia si comen menos carne, queman menos combustible y reducen el desperdicio de alimentos.

Reduciendo las emisiones a la mitad, el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra retrocedería 89 días En el año 1961, cuando se fundó WWF, la humanidad consumía sólo dos tercios de los recursos naturales disponibles en el planeta. En ese mismo año, la mayoría de los países todavía tenían saldo ecológico positivo, es decir, que su huella ecológica era mucho más pequeña y sostenible. Los actuales niveles de consumo se han disparado y actualmente la humanidad está fuera de los límites sostenibles. De seguir esta tendencia, serán necesarias al menos tres Tierras para que las personas puedan abastecerse en 2050, según WWF.


Fuente: abc.es

Alemania logra récord de producción con renovables en 2017

Categories:

Alemania ha aumentado en el primer semestre del 2017 el récord de producción de fuentes de energía renovable con el 35% del total, según la Federación Alemana de Energías Renovables (BEE).

El BEE anunció el domingo 2 de julio la generación récord de energía renovable, que subió un 2% frente al 33 por ciento producido durante el mismo período del año pasado.

La producción de energía renovable de Alemania -incluyendo la energía solar, eólica e hidroeléctrica- ha aumentado constantemente en los últimos diez años, gracias principalmente a la Ley de Energías Renovables (EEG) reformada a principios de este año para reducir los costos de energía renovable para los consumidores.

Durante los períodos de sol prolongado y fuertes vientos, Alemania ha estado produciendo hasta el 85 por ciento de su electricidad a partir de fuentes de energía renovables.

La nación también está apuntando a la eliminación completa de sus centrales nucleares en 2022.

Además, el gobierno se ha comprometido a la transición a una economía descarbonizada para 2050, así como fijar un ambicioso objetivo de 80 por ciento de energías renovables para el consumo de energía bruta en 2050.

Alemania también está alentando el desarrollo de tecnologías de energía renovable en el extranjero.

El gobierno alemán está destinando 31 millones de euros para ayudar a implementar la estrategia de comercio de energía renovable de Zambia (REFiT) -Strategy, en un intento de acelerar el desarrollo del país de renovables.


Fuente: concienciaeco

Bioconstrucción: hacia una construcción responsable

Categories:

El ámbito de la Bioconstrucción está adquiriendo cada día mayor relevancia, gracias a que cada vez somos más conscientes de la influencia que tienen los lugares donde vivimos y trabajamos en nuestra salud y bienestar y su impacto en el Planeta.

Esto se traduce en una mayor demanda de profesionales que puedan dar respuesta a estas nuevas necesidades. Con este objetivo, y el de ofrecer una formación que permita identificar los factores de riesgo para la salud en el hábitat, presentamos la 17ª edición del Máster en Bioconstrucción IBN-IEB-UdL, que se iniciará en octubre 2017.

El Máster está dirigido principalmente a estudiantes y profesionales de los sectores de la construcción, la arquitectura y la ingeniería, así como de la salud y las ciencias ambientales.

Esta formación, que ya cuenta en su 16ª edición con casi 400 alumnas y alumnos, sigue despertando un gran interés entre quienes quieren profundizar en sus conocimientos sobre bioconstrucción y biología del hábitat: ambiente interior, materiales, sistemas constructivos, instalaciones, diseño, riesgos físicos y químicos, impacto ambiental,…

A lo largo de 2 cursos lectivos y 25 temas, el estudio de los contenidos del Máster permitirá al alumnado acercarse al mundo de la edificación con un enfoque holístico y multidisciplinar que pone la salud, las personas y la vida en el centro.

El conjunto de su metodología on-line a través de un campus virtual, acompañada de una tutoría próxima e intensa, con dos seminarios presenciales y otras actividades y formaciones complementarias, facilita el acceso y seguimiento del itinerario académico de forma didáctica y dinámica, tanto desde el punto de vista teórico como práctico.

Se trata de una formación de rigor y calidad, con un extenso temario, que desde 1977 se ofrece en Alemania por el «Institut für Baubiologie + Nachhaltigkeit – IBN» y que ya han seguido cerca de 7.000 personas.

En el IEB hemos traducido y adaptado este curso alemán y lo ofrecemos desde 2009 con revisiones periódicas que, teniendo en cuenta las sugerencias y demandas del alumnado, incorporan nuevas actualizaciones de los textos y el material adicional, con un lenguaje más cercano e inclusivo.

De este modo el Máster tiene como objetivo que sus estudiantes obtengan una visión global a la vez que exhaustiva de la relación entre edificios, medio ambiente, sociedad y salud, y puedan aplicar los principios de la Biología del Hábitat en su campo de especialización.

Aquí puedes leer algunos testimonios de estudiantes del Máster.

Te invitamos a que recorras a nuestro lado este apasionante camino, un ambicioso proyecto de formación y difusión en el que seguro encontrarás una forma de realización personal y profesional.


Fuente: www.ecohabitar.org

Desarrollan una pintura solar que genera hidrógeno de la humedad que absorbe

Categories:

¿Una pintura que adsorbe energía solar y vapor de agua para convertirlo en hidrógeno? Parece un producto de la imaginación, pero científicos australianos están a punto de abrir esta vía para la producción de hidrógeno, la fuente de energía más limpia que existe. ¿El secreto? Un compuesto de nueva creación que emula y mejora las propiedades del silicio.

Concretamente, según explica el equipo investigador de la Universidad australiana de RMIT, el nuevo material es un sulfuro de molibdeno sintético. Este sustituto cuenta con las mismas virtudes que una bolsa de silicio para absorber la humedad de comidas, medicinas o equipos electrónicos, pero incorpora otra ventaja: su cualidad como semiconductor y catalizador; aspectos que le permiten absolver el vapor de agua y convertirlo en hidrógeno.

Al mezclar este compuesto con óxido de titanio, pigmento de uso extendido en la pintura, los investigadores comprobaron que el producto les “llevaba a una pintura que produce hidrógeno solo con energía solar y humedad del aire”. Lo explica el responsable del proyecto, Torben Daeneke, quien subraya el logro que esto supone: “simplemente añadir un material convierte un muro de ladrillos en un captador de energía y en un productor de combustible”.

El sistema ofrece resultados en prácticamente cualquier lugar, incluso en aquellos más alejados del agua y en zonas secas y con altas temperaturas. La única condición es que haya vapor de agua, según explican los investigadores, que ven en este invento “una amplia variedad de ventajas” ya que no necesita agua limpia o filtrada para alimentar el sistema.

“Es un concepto extraordinario: producir combustible a partir del sol y el vapor del agua en el aire”, considera Koroush Kalantar-Zadeh, otro de los impulsores de esta innovación. Con ella podría extenderse la producción de hidrógeno, considerado por los expertos como la fuente de energía más limpia, que es además apta para su uso como combustible alternativo para motores de combustión convencionales, entre otras muchas posibles aplicaciones.


Fuente: ecoinventos.com

Los 10 mayores países productores de energía solar del mundo

Categories:

En los próximos años, la clasificación de los mayores productores de energía solar va a cambiar significativamente. La energía solar está tomando impulso en grandes países como la India y los EE.UU., lo que predice un gran salto en la escena global. Utilizando los datos recopilados por PowerWeb, podemos hacer un ranking de los países con más capacidad instalada para la generación de energía solar.

En los últimos años, los gobiernos de todo el mundo han aplicado medidas para fomentar el desarrollo de la energía solar en sus países, tanto a nivel doméstico como a nivel de red (utilizando incentivos de diversa índole). Sea cual sea el método, hay muchos datos prometedores que sugieren que la energía solar va a ser un activo importante en la generación eléctrica a nivel mundial.

Sin más preámbulos, aquí están los 10 mayores países productores de energía solar:

1. China (130.4 GW).

Francamente, China deja mucho que desear en materia de medio ambiente. Esta percepción es algo que puede explicar por qué sus recientes esfuerzos no han recibido mucha atención, a pesar de que el país amplió su capacidad solar en un 81 % el año pasado. El país tiene como objetivo generar un 20 % de su energía de fuentes renovables para 2030. En el año 2014, el país representaba hasta un 70 % de la capacidad solar térmica total instalada en el mundo. Recientemente, China activó la planta solar flotante más grande del mundo.

2. Estados Unidos (85.3 GW).

Estados Unidos tiene la tecnología, el talento y las condiciones ambientales que se requieren para el despliegue de la energía solar a gran escala (sin mencionar la demanda cada vez mayor). Pero el apoyo político a las energías renovables ha sido irregular, y con Trump retirando a Estados Unidos del Acuerdo de París, el futuro de la energía solar en Estados Unidos está lejos de ser bueno. Sin embargo, algunos estados han fijado unas grandes metas en relación a la energía renovable en general, y a la solar en particular. Actualmente, Estados Unidos alberga muchas de las instalaciones solares más grandes del mundo, así instalaciones domésticas muy avanzadas. EE.UU. está consiguiendo bajar los precios cada año.

3. Japón (63,3 GW).

Con tecnología e industria, Japón fue uno de los primeros en desarrollar la energía solar a gran escala y continúa innovando en el sector, con el objetivo de que la energía solar cubra el 10 % de la demanda energética del país para 2050.

4. India (57,4 GW).

La India empezó a desplegar la energía solar a gran escala en 2011, se prevé que hagan grandes avances en la generación para 2020, con el Banco Mundial aportando mil millones de dólares en préstamos sólo en este año. Su auge solar acaba de comenzar, el gobierno apunta a tener una capacidad instalada de 100 GW para 2022. Como un país en desarrollo, la energía solar también desempeña un gran papel en la calefacción o la purificación del agua en muchas regiones de la India. Además, los precios están siendo especialmente bajos para esta energía, por lo que el gobierno está cancelando los proyectos de construcción de varias centrales eléctricas de carbón.

5. Alemania (48.4 GW).

Alemania ha protagonizado los titulares en los últimos años por sus compromisos en relación a la energía renovable. Su estrategia Energiewende, tiene como objetivo asegurar que, para 2050, el país obtenga al menos el 60 % de su energía de fuentes renovables como parte de su campaña para reducir las emisiones de carbono. Es el país líder en Europa en energías renovables, Alemania cuenta con casi 30 plantas de generación fotovoltaica, cada una de las cuales genera al menos 20 MW anuales. Y, al igual que el Reino Unido, el país está batiendo sus propios récords solares este año.

6. Italia (22,6 GW).

La presencia de Italia en el ranking es atípica ya que es un importador neto de energía. La energía solar representa casi el 10 % del mix energético del país y se prevé que se duplique en la próxima década. Este método de generación de energía no sólo representa una oportunidad para Italia para explotar un recurso que tiene en abundancia, sino también una oportunidad para reducir la dependencia energética del extranjero.

7. Reino Unido (14.2 GW).

El Reino Unido superó a Francia y a España en 2015 en términos de capacidad instalada. Junto con las principales instalaciones solares comerciales, los sucesivos gobiernos han apoyado iniciativas que fomentan la instalación de paneles solares en las escuelas y en las viviendas particulares. Entre abril y septiembre de 2016, los paneles solares del Reino Unido produjeron más electricidad que el carbón – en un día especialmente soleado las granjas solares produjeron seis veces más energía que el carbón.

8. Francia (12,8 GW).

Con una economía fuerte y un sector energético bien desarrollado, no es de extrañar que la energía solar haya despegado en Francia. De hecho, quiere pavimentar 1000 km de sus carretera con paneles solares.

9. Australia (12,2 GW).

Desde el año 2009, la presencia de la energía solar en Australia se ha disparado. Hasta la fecha, el país tiene cerca de 20 proyectos solares (con una capacidad superior a 1 MW) en diversas etapas de finalización. Pero estos resultados prometedores no muestran el panorama completo. Australia contará con la mayor planta de almacenamiento de energía solar del mundo.

10. Pakistán (10 GW).

Pakistán inauguró en 2012 su primera planta fotovoltaica. El parque solar Quaid-e-Azam, el centro de su estrategia solar, es un proyecto que, una vez plenamente operativo, tendrá una capacidad de 1 GW y será el más grande de su tipo en el mundo. Debido a la reciente caída de los aranceles mundiales, Pakistán se está preparado para lanzar subastas de energía que podrían bajar aún más los precios de la energía solar.


Fuente: ecoinventos 

Pinturas ecológicas que respetan el medio ambiente

Categories:

La pintura bio puede hacer mucho por nuestra salud y por la del medio ambiente. Sin embargo, al tratarse de un producto relativamente nuevo, que ha empezado a popularizarse en los últimos años, todavía es relativamente desconocido y, por lo tanto, surgen muchas dudas al respecto.

En este post vamos a responder a algunas cuestiones prácticas sobre este tipo de pintura para ir un poco más allá de la simple idea que pueda transmitirnos la prometedora expresión de “pintura ecológica”.

Con la etiqueta de ecológico podemos encontrar pinturas de diferentes tipos, si bien todas ellas tendrán denominadores comunes que hacen de ellas un producto diferenciado. Por lo tanto, veamos qué son las pinturas ecológicas o bio.

Qué son y en qué las hace diferentes

Básicamente, las pinturas bio no tienen resinas de origen petroquímico. Si lo hacen, sus cantidades son muy pequeñas, y en función de su composición, entre otros aspectos, cumplirán los estándares marcados por las distintas entidades de certificación. Para más información al respecto, consulta el último epígrafe del post.

Para serlo, las pinturas bio deben cumplir requisitos relativos a un proceso de elaboración, uso y eliminación ecológicos. Al menos, parcialmente. Es decir, el hecho de que una pintura incluya la etiqueta verde puede indicarnos que se cumplen algunos criterios interesantes al respecto, pero la huella ecológica o impacto ambiental de la misma es un concepto más amplio.

Hasta el punto de englobar el ciclo de vida completo, incluyendo las materias primas empleadas, su producción, distribución, utilización y eliminación. Es decir, por la parte que nos toca como consumidores, también afecta a su uso eficiente o a la huella de carbono que implique su compra, puestos a hilar fino, si bien se hace necesario hacerlo si queremos englobar todos los aspectos.

Sea como fuere, lo cierto es que las pinturas ecológicas lo serán en mayor o menor grado, en función de muchas variables. A efectos prácticos, también nos conviene tener en cuenta que, al menos en lo que respecta a la etiqueta eco de la UE, ésta solo se concede a productos eficaces.

En concreto, deben garantizar, al menos una eficacia equiparable a la de los productos convencionales. Por lo tanto, ecológico también significa poder descartar sorpresas desagradables en ese sentido.


También podemos definirlas por comparación con las pinturas convencionales. Más bien por lo que no tienen si las comparamos con éstas. Por ejemplo, las pinturas y barnices tradicionales contienen compuestos orgánicos volátiles (COV), perjudiciales para el medio ambiente y la salud.

Este doble beneficio es posible porque su composición se basa en materias primas de origen vegetal o mineral, con lo que resultan más limpias tanto a la hora de fabricarlas como al utilizarlas.

Ventajas: salud y respeto ambiental

Esta ausencia o minimización de productos tóxicos es una de las grandes ventajas de estas pinturas. En ellas no encontramos biocidas, plastificantes ni otros elementos tóxicos o contaminantes, aunque su ausencia completa podría no estar garantizada.

En este punto, el hecho de no desprender estos productos químicos hace que sean menos ignífugas. En suma, su impacto medioambiental es muy inferior al de otras pinturas, entre otras razones porque no desprenden vapores o gases nocivos para el entorno, cuidando así el medio ambiente y la salud de las personas, haciéndose más tolerables para personas con problemas alérgicos.

Junto al simultáneo cuidado ambiental y de la salud humana, -incluyendo no solo a quienes habitan un hogar o trabajan en una oficina, pongamos por caso, sino también a quienes pintan- cabe mencionar la ventaja del confort ambiental que supone un hábitat libre de químicos.

Por último, suelen ser pinturas transpirables, con lo que se reduce o elimina el riesgo de desconchados, así como la formación de hongos o bacterias. Es así que nos encontramos con una pintura más durable.

Inconvenientes: precio

Aunque por lo general la pintura ecológica no suele generar problemas de salud, no podemos afirmar que sea inocua para la salud. Es más, no siempre está libre de riesgos, puesto que su composición puede incluir compuestos alergénicos, por muy bios que sean.

Pueden ocasionar alergias los terpenos, unos compuestos orgánicos aromáticos y volátiles, así como la cal (irritante para algunas personas) los hidrocarburos de pino o cítricos usados como aglutinante. En caso de incorporarlas, aplicar con mascarilla y guantes, ventilando la estancia. Por último, en el apartado de inconvenientes no puede dejar de mencionarse el precio, habitualmente elevado.

La etiqueta europea de la flor

A la hora de adquirir una pintura ecológica es importante que incluya el logo ecológico de la Unión Europea. En el caso de las pinturas y barnices, se trata del distintivo de la flor como orientación acerca del cumplimiento de los requisitos comunitarios establecidos para poder considerarse una pintura ecológica.

Que el producto lleve el logo no significa que cumpla estrictos criterios ecológicos ni que esté garantizado. Hemos de tener en cuenta que el logo es una orientación para el consumidor, por lo que simplemente nos sirve para saber que se la producción de los pigmentos ha seguido procedimientos ecológicos o, por ejemplo, que el producto desprende menos disolventes que las convencionales y que en su composición no hay metales pesados ni otras sustancias tóxicas.

En otras palabras, se presume que una pintura que lleva la etiqueta europea ecológica cumple los criterios establecidos legalmente para poderse considerar como tal.

Por otro lado, no olvidemos que los criterios o requisitos son objeto de revisiones regularmente y varían en función de diferentes circunstancias, como nuevos hallazgos científicos o decisiones políticas de distinta índole. En todo caso, esos criterios tienen en cuenta tanto factores ambientales (consideración del ciclo de vida del producto) y de salubridad.


Fuente: ecologiaverde

Carrito
Tu carrito está vacío.