El consejero de Empleo, Empresa y Comercio, José Sánchez Maldonado, ha apostado este miércoles en Sevilla por situar como objetivo que las renovables sean la base de la tarta energética de la comunidad autónoma, aunque ha reconocido que aún «queda camino por recorrer» y que se está «en un periodo de transición y no podemos eliminar de un plumazo las fuentes de energía que se han venido utilizando hasta ahora».

Durante su intervención en la conferencia coloquio ‘La economía baja en carbono: utilizar los recursos de forma más eficiente’, organizada por el Grupo Joly y Gas Natural, Sánchez Maldonado ha reafirmado que la principal apuesta de la Estrategia Energética de Andalucía 2020 es afrontar una etapa de transformación a una nueva realidad marcada por la amenaza del cambio climático.

Y en una comunidad como Andalucía, donde el consumo energético es el responsable del 80 por ciento de las emisiones de CO2, el uso de energías más limpias como el gas natural; aumentar el peso de las renovables o fomentar medidas de ahorro serán esenciales para avanzar en los objetivos marcados por la Estrategia, ha explicado el consejero. Según los datos que ha ofrecido Sánchez Maldonado, Andalucía ha duplicado la potencia eléctrica renovable desde 2007 y «ha conseguido grandes avances tanto en aprovechamiento de energías renovables como en la mejora de la eficiencia energética, pero aún queda mucho camino por recorrer».

En este sentido, ha recordado algunos de los objetivos concretos que especifica la Estrategia andaluza, como reducir un 25 por ciento el consumo tendencial de energía; aumentar el aporte de energía procedente de fuentes renovables hasta un 25 por ciento; o mejorar la calidad de suministro energético en un 15 por ciento.

Entre los avances citados este miércoles por el consejero en renovables, se encuentran que Andalucía es actualmente la primera región europea en la que se han desarrollado proyectos comerciales de centrales termosolares y líder en potencia termosolar en funcionamiento, con 997 megawatios; que la comunidad ocupa el segundo puesto en el ranking de fotovoltaica en funcionamiento; el liderazgo en potencia eléctrica instalada con aprovechamiento de biomasa o el primer puesto en instalaciones solares térmicas.

No obstante, Sánchez Maldonado ha defendido que los objetivos que marca la Estrategia no son alcanzables si no vienen acompañados de un cambio adicional en la forma de consumir energía, promoviendo políticas de ahorro con el uso de tecnologías de generación «menos agresivas con el medio ambiente», y con incentivos que supongan un impulso económico a estas políticas.

CONSTRUCCIÓN SOSTENIBLE

Al respecto, Sánchez Maldonado ha aprovechado su intervención para recordar que el próximo 15 de mayo se abre la posibilidad de solicitar los nuevos incentivos para las actuaciones acogidas al programa Construcción Sostenible, que contará con 76 actuaciones incentivables entre las que se encuentran las dirigidas a aislar mejor los edificios y las viviendas para reducir el uso de calefacción o el fomento del uso de energías renovables.

El consejero ha recordado que esta actuación está incluida en el Programa para el Desarrollo Energético Sostenible de Andalucía, que cuenta con un presupuesto inicial de 227 millones de euros y que ha calificado como «uno de los programas más ambiciosos, sino el que más, a nivel nacional».

Por último, Sánchez Maldonado ha recordado que el Consejo de Gobierno aprobó el pasado año iniciar la formulación de la Estrategia Andaluza de Calidad del Aire, que tendrá como objetivo realizar una evaluación más intensa de la calidad del aire e identificar zonas con problemas y las soluciones a adoptar. En este sentido, el consejero ha señalado que ya se han aprobado planes de calidad del aire en 13 zonas de Andalucía donde se ha detectado que se superan los valores límites de partículas.


Fuente: Ecoticias